¡Qué entrañables recuerdos familiares! Como aquel día en que papá y mamá se hicieron una foto con nosotros mientras lucíamos nuestras armas (suspiro).