La ventaja de ser un ave es que puedes volar (sí, sí, las gallinas no pueden). La pregunta es: ¿qué pasa cuando estás volando y te cansas? ¿O si un día no te apetece volar? Pues te montas sobre otra ave y arreglado.