Este anuncio se filmó en España para promocionar el famoso juego Angry Birds. Se trata de una recreación de los elementos del popular juego en versión real.