Los niños agarran un libro, se sientan en el sofá, y dan vueltas de 360 grados mientras leen.