Sloan Churman nació sorda y, durante 29 años, únicamente ha podido escuchar algunos sonidos levemente gracias a unos aparatos auditivos. Pese a todo, su manera más fiable de entender a alguien era mediante la lectura de sus labios.

Hace dos meses recibió un implante que emplea vibraciones en el tímpano para devolver la audición a quienes lo usan. La reacción fue capturada por su marido. Este es el momento en que sus audífonos fueron conectados.