No sean ingenuos: en realidad se trata de una campaña publicitaria de un videojuego pretendiendo ser un video casual. Pero igual, la historia tiene su gracia.