La cervecería japonesa Kirin tuvo una brillante idea para mantener su cerveza fría durante más tiempo: añadirle espuma congelada. Esta espuma alcanza los 5 grados bajo cero y ayuda a mantener la cerveza fría hasta 30 minutos.