Si dice “tirar”, se agarra y mueve hacia uno mismo. Si dice “empujar”… ¿se empuja? Sólo hay un problema: hay que saber leer, algo que a algunos miembros de la policía y las fuerzas especiales no se les requiere.