Este chulito del tres al cuarto se puso bravucón y no contaba con que alguien se metería en la pelea a defender a la chica. Al instante se paró la pelea y el cobarde tuvo que irse por donde vino habiendo hecho el ridículo más grande de su vida.

Vía The Chive