En Myanmar, el país más grande del sudeste asiático, los trenes no siempre paran en todas las estaciones. Hay algunas localidades donde los pasajeros necesitan abordar mientras el tren sigue en marcha. Los conductores, eso sí, suelen desacelerar ligeramente para permitir que se suban.