La noche es joven y hay que disfrutarla. Al principio uno comienza siendo muy exigente con el sexo opuesto, pero a medida que el alcohol hace mella, las cosas cambian y todo se ve mucho mejor.