Un consejo para los papás: apagad el ventilador antes de lanzar a vuestro hijo al aire.