Su nombre es Harbor y ha entrado en el libro Guinness de los Récords por tener las orejas más largas del mundo: cada una de ellas supera los 30 centímetros.