Se trata de un famoso mercado en Bangkok, donde la línea ferroviaria Maeklong lo atraviesa de lleno. En ese momento, la gente se aparta y los toldos que los protegen del sol se pliegan. Segundos después, todo vuelve a la normalidad.