El Sunswift IVy, diseñado por estudiantes de la Universidad de New South Wales, es un vehículo que funciona a través de energía solar y que ha entrado en el libro Guinness de los récords por alcanzar una velocidad de 88 km/hora. Este tiene tres ruedas y armazón de fibra de carbón.