Un entretenido cortometraje de 38 segundos, con un final totalmente inesperado.