No me refiero a las marchas, sino al piloto semi-automático. Qué maravilla poder sentarse cómodamente a disfrutar del paisaje mientras nuestro chófer nos lleva al trabajo.