Es una iniciativa que se está llevando a cabo en Bogotá, Colombia, y consiste en la ubicación de pequeñas bibliotecas en las paradas del bus para que los libros estén al alcance de todo el que espera pacientemente el transporte público. Muy bueno.