La cosa es sencilla: un niño tiene mucho de algo, mientras que otro no tiene nada. ¿No sería lógico que pudieran compartirlo? Una premisa tan sencilla llevada a un experimento para resaltar las desigualdades en el mundo.