Un iPad nunca viene mal. Quizás fue la primera recomendación que hizo Steve Jobs cuando llegó al cielo.