Pues resulta que a esta mente brillante de la humanidad no se le ocurre otra genialidad que implantarse quirúrgicamente 4 imanes en el brazo para poder sujetar su iPod Nano y hacer el ridículo en este humilde blog y, seguro, en muchísimos otros. Bien, nene, bien.