Por fin descubrimos qué hay detrás de esos pantalones caídos. No es una moda, como pensábamos. Es la evolución (¿o debería decir involución?) de la especie.