Llegados supuestamente de Francia, estos peculiares patines causaron furor en 1923 y se creyó incluso que se convertiría en un nuevo deportes. 10 años antes, no obstante, Charles A. Nordling ya había inventado unos patines para pedalear, los cuales corrieron la misma suerte.