Un día a este niño -medio rarito, dicho sea de paso- se le ocurrió grabarse haciendo playback en una tienda Apple. Lo subió a YouTube y a estas alturas ya tiene más de millón y medio de visitas. Cosas de las nuevas tecnologías.