Estos amigos se juntaron un día y decidieron gastarle una broma a uno de ellos. Grabaron el sorteo de lotería del día anterior y compraron un boleto con los números que habían salido. Esta es la reacción al sentirse ganador. Eso, no hay quien se lo quite.