Hace poco más de una semana publicamos el video de una chica que -supuestamente- se hizo un tatuaje con las fotos de sus 152 amigos de Facebook. La idea parecía absurda, pero el mundo está lleno de gente loca.

 

Lo que supimos hace un par de días fue que en realidad el video se trataba de una estrategia promocional de un artista del tatuaje de Rotterdam, Dex Moelker, y su compañía. La historia, no obstante, subió como la espuma, convirtiéndose en un fenómeno viral y haciéndose eco en numerosos medios de noticias tradicionales.

 

Moelker se dirigió al periódico holandés Telegraaf, donde aclaró que se trataba de una campaña publicitaria. La mujer en el vídeo, al contrario de lo que se afirmaba, no se hizo ese tatuaje en una sesión de 30 horas, sino que es falso y se va con agua después de unas pocas lavadas.