Parece que la crisis en España le ha llegado al famoso Toro de Osborne. Tempora de vacas flacas. O toros flacos. Lo que sea.