Nuestros televisores se hacen más planos mientras nosotros nos volvemos más gordos.