Un grupo de investigadores vierten varias toneladas de cemento en una abandonada colonia de hormigas. Posteriormente, como si de una expedición arqueológica se tratara, comienzan a excavar para conseguir desentrañar los misterios del hábitat natural de estos diminutos insectos. En el video se observa cómo van quedando a relieve los túneles y cavidades construídas por las hormigas, días después de que el cemento se haya solidificado en su interior. Según el narrador, la proporción de estos túneles podría equipararse a los humanos con la construcción de la Gran Muralla china.