Es popular el dicho de que las mascotas acaban pareciéndose a sus dueños y viceversa. Esta campaña publicitaria para comida para perros lo hizo patente.