Este es uno de los anuncios más atrevidos que he visto en los últimos años. Es gracioso, entretenido y, aunque el recurso de las “pelotas” pueda resultar facilón, es raro ver que alguien haya tenido las “pelotas” para hacerlo.