Un camarero se hartó de las subidas de precios en los últimos años (muchos con la excusa del cambio de moneda al Euro), así que decidió recopilar los precios de varios productos hace más de 10 años y los de hoy. Su salario, en cambio, casi se mantiene inmutable. Una vergüenza.