Una cosa es ser mayorcito y tener todavía un peluche… y otra muy distinta hacerse una foto de estudio con él.