Este es un video ralentizado a 1.000 cuadros por segundo, de manera que pueda verse con toda claridad cómo este monje lanza una aguja y ésta atraviesa el cristal sin romperlo en mil pedazos.