Hay niños malos y niños tontos. Malo es el que se ríe de la desgracia de otros. Tonto es el que no se da cuenta que él va a ser el próximo. Este niño cumple ambos requisitos.