Sobran las palabras. Quienes tienen niños lo entenderán. Quien han sido niños, también. O sea, todo el mundo.