Dicen que con la comida no se juega, pero a Alexander Crispin nadie le dijo que no podía crear arte. Mira este paisaje creado sobre un plato. No se ve apetitoso pero sí fascinante.

arte con comida