No hay mucha gente que usa hoy en día las viejas máquinas de escribir. La artista británica Keira Rathbone es una de ellas, aunque lo hace de una manera muy original. Observa el paisaje compuesto por signos de exclamación, puntos, paréntesis y muchos otros elementos disponibles en un teclado tradicional.