Pese a lo gráciles que parecen los movimientos de una bailarina en el escenario, sus pies muestran en gran esfuerzo.