El canario que siempre veía a un lindo gatito ya pasó sus mejores años. Real como la vida misma.