Toda una sorpresa para todos aquellos que de niños adorábamos a Popeye. Eso sí, de las espinacas ni me habléis.