A ver, ¿quién no ha estudiado las señales de tráfico para sacarse el carné de conducir? Yo no recuerdo la del elefante, pero al menos ahora ya sé que si un día me compro una camioneta, hay lugares por donde no podré llevar a mi querido paquidermo.