La señora vende una Play Station 3, e incluye la razón: “Me sabe mal, pero es que nuestro hijo de 10 años solo piensa nada más que en jugar y se ha vuelto muy grosero y sobre todo va fatal en el cole”. Una joya el chaval.

Vía Mon a través de Facebook