Para tomar una buena foto, lo principal es estar apuntando la cámara en la dirección correcta, a no ser que queramos un primerísimo plano de nuestra nariz.