El cambio climático ya se siente en Nueva York.