Un grupo de adolescentes rusos deciden que sería interesante subirse a un viejo edificio de 15 plantas y lanzar a uno de ellos atado a un cable elástico. Ignoro si repitieron la hazaña, pero el riesgo de estrellarse contra el suelo o incluso contra el propio edificio es enorme, tal y como se puede apreciar en el video.

Vía Buzzfeed