Reducido a su máxima expresión, Karma es darte una patada en el culo a ti mismo.