Así es como nos engañan las mujeres. Retoque aquí, arreglo allá y con la ropa adecuada (y un poco de plástico de envolver) hasta este tipo da la talla. Al menos tuvo la decencia de no sacar su cara en la foto, porque ahí sí que no puede volver a aparecerse en el trabajo.