Estos empleados de cadenas de comida rápida nos muestran por qué trabajan ahí en lugar de ser ejecutivos de Wall Street: ante un simple truco de magia juran ver al mismísimo demonio.