Jerry Jalava es un joven finlandés que, tras un accidente de moto, sufrió la amputación parcial de su dedo anular derecho. Cuando su médico le sugirió la posibilidad de insertarle una memoria USB desmontable en la prótesis, la idea le pareció excelente.
Ahora, Jerry y su dedo biónico son la prueba viviente de la integración entre el ser humano y la tecnología. Aparentemente, para usarlo solo lo inserta en la computadora y deja la prótesis conectada. Al terminar, la recoge y vuelve a colocarla en su sitio.